| DIRECTORA CREATIVA

Ana CHERUBINA

Nunca olvidaré el primer sombrero que hice. Fue el primero de otros muchos, pero aquella pieza significó un antes y un después en mi vida.

La creatividad me fue acompañando desde niña y, aunque en un principio decidí estudiar Derecho y opositar a la carrera judicial y fiscal, acabé dirigiendo mi camino hacia uno totalmente distinto.

La moda llegó en forma de pasatiempo. Diseñaba bolsos y bisutería que, en un principio, regalaba a mis amigas. Cuando me quise dar cuenta, el boca a boca hizo que me llovieran los encargos y que montara mi primera tienda. Sin embargo, no quise quedarme únicamente con la técnica que había logrado adquirir durante esos primeros años. La pasión que siento por la perfección y por el aprendizaje, me llevó a Londres a formarme en la prestigiosa London College of Fashion. Y de eso hace ya 15 años.

Hoy puedo decir que CHERUBINA ha crecido, pero no hemos abandonado la elaboración artesanal, única y de primera calidad que nos caracterizó desde nuestros inicios. No queremos perder nuestra esencia aunque evolucionemos como marca. De vestir invitadas a vestir novias, de crear tocados y sombreros a  confeccionar ropa, acompañándolo siempre con un concepto innovador de asesoramiento integral.

Para ello, siempre estoy atenta a lo que me rodea… La inspiración puede llegar en cualquier momento, en forma de elementos culturales como la pintura, la música o el cine; de personajes o figuras relevantes; o de la esencia de una determinada época que inspira un estilo y una forma de vida concreta.

Gracias al buen hacer, al esfuerzo y a la constancia, he conseguido ser galardonada con premios como el de Empresaria del Año, otorgado por la Cámara de Comercio de Sevilla, el premio Aster que entrega ESIC al mejor emprendedor o el premio Tendencias Bulevar Sur del periódico ABC.

El trabajo bien hecho y el encontrar en la satisfacción de nuestras clientas, la pasión y el cariño hacia nuestros productos, es la mayor recompensa que he podido recibir durante estos años. Pero no estoy sola; tengo la suerte de contar con un maravilloso equipo humano con absoluta vocación y talento, que trabajan con esfuerzo y ganas de superación día a día.

Por todo esto, tengo motivos para estar satisfecha, pero esta aventura no finaliza aquí… Quiero seguir mejorando y creciendo como nunca e intentar que CHERUBINA llegue a cada rincón del mundo, ya sea físicamente con nuestras piezas o a través de nuestras inspiradoras fotografías que colman segundo a segundo las redes sociales.